DRENAJE LINFÁTICO

El Drenaje Linfático Manual consiste en una serie de manipulaciones sutiles, de presión y dirección determinadas de forma secuencial enfocadas al vaciado y estimulación de los ganglios linfáticos. Además ejerce un efecto drenante sobre nuestro organismo y actúa sobre el sistema nervioso consiguiendo una total relajación. Este tratamiento ejerce una acción reguladora sobre el tono muscular, eliminación de toxinas y potencia nuestro sistema inmunológico.

Fundamental no aplicar ningún tipo de lubricante y seguir el recorrido de las cadenas linfáticas. Se puede combinar con otras terapias acortando tiempos de rehabilitación. Sirve como coadyuvante en las dietas de adelgazamiento; combate la mala circulación como las varices (según grado); trastornos dermatológicos (acné, etc.) y del aparato digestivo.

La “presoterapia” consiste en una terapia de presión para realizar drenaje linfático o un estímulo circulatorio, de tal modo que se efectúa una compresión controlada sobre cada parte del cuerpo, con el consiguiente efecto terapéutico y relajante. Con ella se produce una activación de la circulación de retorno, venosa y linfática, estimulando la reabsorción de líquidos.

Para lograr esto, se trabaja con accesorios neumáticos piernas (botas) que están confeccionadas con cámaras de aire en forma de segmentos o anillos, superpuestos uno sobre otro, para de esta forma envolver al miembro en su totalidad.  Estas “botas” se inflan y se desinflan secuencialmente desde los pies hacia la ingle, produciendo un ”masaje circulatorio” con lo que se activa la circulación y ayuda especialmente en los trastornos venosos y linfáticos que a veces están asociados a la celulitis. Esto ayuda a recircular hacia los capilares sanguíneos el líquido acumulado en los tejidos, realizando de esta manera una especie de barrido de la circulación venosa hacia el corazón, dejando tras su aplicación una sensación de “piernas más livianas”.

A quién va dirigido: a todo el mundo.

Tiempo estimado sesión: 50 m.

Precio: vea las tarifas